Los cuatro pilares de la alta sensibilidad y las PAS

Los cuatro pilares de la alta sensibilidad, son los cuatro parámetros con los que una persona debe sentirse identificada, para comenzar a considerar si es o no una persona altamente sensible (PAS). La alta sensibilidad, concepto introducido por la psicóloga Elaine Aron, describe una forma de procesamiento sensorial más intensa y reflexiva en ciertos individuos. Este rasgo genético de personalidad, presente en aproximadamente el 15-20% de la población, se articula en torno a cuatro pilares fundamentales que explican el porqué del modo en que experimenta la realidad, una persona altamente sensible. 

El procesamiento profundo de la información, la sobreestimulación, la elevada empatía + gran emocionalidad y la sensibilidad a las sutilezas. 

Procesamiento Profundo de la Información:

Los cuatro pilares de la alta sensibilidad: el procesamiento profundo de la información.

El primer pilar de la alta sensibilidad implica un procesamiento cognitivo más profundo y reflexivo. Las personas altamente sensibles tienen la capacidad de analizar y reflexionar sobre la información, de manera más minuciosa. Este enfoque profundo no solo se aplica a situaciones externas, sino también a las experiencias internas, como las emociones y los pensamientos. Aunque esta habilidad puede ser una ventaja en la resolución de problemas y un alimento de la creatividad, también puede llevar a una mayor susceptibilidad al estrés debido a la carga cognitiva. Esto ocurre cuando una PAS está expuesta a un exceso de estímulos, recogidos a través de su sistema neurosensorial, y su cerebro intenta procesar toda esa información. 

Te han dicho alguna vez que “le das demasiadas vueltas a las cosas”, si eres PAS, ya sabes el porqué.

Los cuatro pilares de la alta sensibilidad: sobreestimulación

 

Los cuatro pilares de la alta sensibilidad: Sobreestimulación.

La sobreestimulación, segundo pilar, es la tendencia a sentirse abrumado por el exceso de estímulos sensoriales. La alta sensibilidad conlleva una mayor receptividad a los detalles del entorno, lo que puede resultar en una saturación más rápida. Este aspecto se manifiesta tanto en situaciones sociales como en entornos físicos. Las personas altamente sensibles suelen necesitar periodos de descanso y retiro para evitar la sobrecarga. Así encuentran tiempo para procesar toda la información recibida. Debes gestionar cuidadosamente tu entorno, en la medida que puedas, para mantener un equilibrio óptimo.

Recuerda que también puedes sobreestimularte con tus propios pensamientos, por eso es tan importante el autocuidado. Las PAS deben prestar un poco más de atención a su alimentación, descansar de un modo efectivo y trabajar a fondo el autoconocimiento y la perspectiva.

 

Tercer pilar: elevada empatía y gran emocionalidad:

Los cuatro pilares de la alta sensibilidad: Elevada empatía y emocionalidad.

El tercer pilar destaca la intensidad emocional y la empatía excepcional que caracterizan a las personas altamente sensibles. Las PAS, podemos captar e interpretar las emociones de los demás con mucha facilidad. Además podemos experimentar emociones ajenas como si fueran propias. Aunque la empatía es una cualidad valiosa, también puede hacer que seamos más vulnerables emocionalmente. La comprensión y aceptación de nuestra gran empatía, es fundamental para el equilibrio, así como para establecer relaciones más sanas con los demás.

Para tener relaciones sanas no debes focalizarte en los demás, debes cultivar primero que tu relación contigo, sea saludable. De nuevo, autoconocimiento, autocuidado y perspectiva.

 

Los cuatro pilares de la alta sensibilidad: sensibilidad a las sutilezas

Los cuatro pilares de la alta sensibilidad: Capacidad para captar sutilezas en el entorno.

El último de los cuatro pilares de la alta sensibilidad, resalta la capacidad de percibir matices y sutilezas en el entorno que pueden pasar desapercibidos para otros. Esta sensibilidad se extiende a detalles visuales, auditivos y emocionales. La apreciación de estas sutilezas puede llevar a una mayor riqueza en la experiencia estética y cultural, pero también puede resultar en una mayor sensibilidad a situaciones de conflicto o incomodidad. La atención a estas sutilezas puede convertirse en una guía valiosa para la toma de decisiones, la interpretación de situaciones sociales y la creatividad.

Leer las microexpresiones corporales y faciales de otra persona, es una capacidad humana que las PAS poseen muy potenciada. Obtenemos mucha información de valor que nos otorga anticipación, sin embargo no siempre la utilizamos a nuestro favor. Puede ser fuente de sentimientos de culpa y dudas.

Los cuatro pilares de la alta sensibilidad sirven para comenzar a identificar el rasgo, sin embargo es recomendable que profundicemos para asegurarnos y poder comenzar a gestionar el rasgo correctamente, cuanto antes, pero con paciencia y mimo.

¡No te olvides de dejar tu comentario al final de la página!

 

Juan Carlos Carrasco

Coach Personal experto en PAS, divulgador y persona altamente sensible.

Gijón 2023

Comparte el artículo en tus redes sociales:

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad