Las personas PAS y la negatividad

Para una persona PAS, intentar avanzarse a las situaciones es un clásico. ¿Por qué? Pues porque creemos que si visualizamos con anterioridad las cosas malas que puedan suceder, las tendremos algo más dominadas y controladas.

Por ende, pensamos que si las hemos sufrido de antemano, cuando lleguen, el sufrimiento será menor. Por eso, muchas veces nos dicen que somos negativos y que siempre vemos lo peor de cualquier circunstancia. Lo más rápido y fácil para defendernos de esa acusación, es decir que no, que solo somos realistas. La realidad es que no somos negativos “per se” y tampoco realistas.

Lo que nuestra mente está haciendo únicamente es prepararse para un dolor de alma que nos podría dejar destrozados. Si nos vamos avanzando en el tiempo a lo que puede pasar, cuando llega ese dolor, al menos ya le hemos visto a la cara. Lo hemos afrontado al menos en un diez por ciento o quizás un veinte por ciento.

Es una herramienta de vida como otra cualquiera, así que no hagas caso si te dicen que eres muy negativo y que estás dramatizando una circunstancia que aún no te han confirmado o que no sabemos si va a pasar. Si a ti te ayuda para lidiar con un posible dolor, puedes hacer, pensar y decir lo que quieras.

Si luego no ocurre, te habrá servido igualmente para aprender a vivir con cosas negativas que pueden doler en un futuro y ya les habrás “visto el plumero”.  No se si es la solución perfecta, probablemente no. Pero si a ti te sirve, la puedes utilizar.

Y cuando te llamen “negativo” o te digan: – “Venga no seas tan negativo, seguro que todo irá bien”, haces lo de siempre en sociedad. Dales la razón como a los tontos. No intentes explicar que a ti te va mejor pensar en lo que puede ir mal para que, en caso de que llegue de verdad, estés más preparado y no se te haga una montaña que no puedas escalar.

Eres una persona PAS, la gente “normal” que no necesita este tipo de protecciones, no va a entender que tú prefieras ponerte en lo peor, visualizarlo para controlarlo. Y no, no estás sufriendo el doble. Porque si al final llega, el sufrimiento será algo menor y ya podríamos dar por válido esta forma de pensar.

Y, como ya hemos dicho, si al final no ocurre, nos servirá para la siguiente. Intentar controlarlo todo no es bueno, pero como genéticamente tenemos esa circunstancia de personalidad y aún no sabemos como dejar de hacerlo, yo te aconsejo que te dejes llevar por lo que a ti te funciona. Y si quieres trabajar y mejorar esa supuesta negatividad, ponte en manos de un coach que te lleve de la mano a aprender a salir de esas herramientas y buscad otras entre los dos.

¡Seguimos conociéndonos!

 

Colaboradora

CGE

Psicóloga, escritora y PAS.

Comparte el artículo Las personas PAs y la negatividad:

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad